Día Mundial de la Prematuridad

La leche materna es el alimento perfecto para los bebés, ya que les brinda todos los elementos nutritivos que necesitan, de forma exclusiva durante los seis primeros meses y complementada con otros alimentos hasta los dos años o más. Independientemente de su edad gestacional, es el alimento de referencia para un recién nacido.

Además de todas las cualidades comprobadas y comúnmente aceptadas de la leche materna, ésta tiene unas peculiaridades que hacen que, además del mejor alimento, sea una de las mejores terapias para los bebés prematuros.

No es fácil amamantar a un bebé prematuro, pero si estás decidida y cuentas con el apoyo e involucración de tu pareja y de tu familia puedes conseguirlo. Si necesitas ayuda, pídela, al personal de enfermería del hospital donde está ingresado tu hijo o hija, a tu matrona, a otras madres o a los grupos de apoyo a la lactancia.

La Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM) ha reunido información que puede ser de utilidad a la hora de tomar la decisión de amamantar o, por lo menos, de intentarlo, ofreciendo también alternativas cuando la lactancia materna no es posible.