Ejemplo de lactancia con horarios

Imagina que estás en un restaurante, disfrutando del primer plato de lo que se promete como una excelente comida.

Las endivias al roquefort están deliciosas. Pero un camarero te observa con el reloj en la mano. Estas intranquilo sintiéndote tan observado. De pronto se abalanza sobre ti y te arrebata el plato. Tú protestas.

-¡Oiga que no he acabado!.

-Lo siento son diez minutos, ha tenido tiempo suficiente. Ahora, coloque la cabeza sobre mi hombro.

Te sorprendes todavía más cuando te da unas palmaditas en la espalda mientras te dice:

-Vamos señor, haga el favor de eructar ya.

Protestas con un “¡pero si yo no necesito eructar ya!”

-Tranquilo -te responde el camarero, mientras las palmaditas en la espalda se hacen insistentes -Es bueno que expulse esos gases.

Finalmente te deja por imposible y te trae el segundo plato.

Esta vez, comes a “dos carrillos” temiendo que te vuelvan a dejar a medias, pero el camarero tampoco parece contento.

-Venga, siga comiendo que le quedan tres minutos.

-No quiero más -contestas abrumado por la situación.

Y cuál es la sorpresa cuando te agarra por los hombros y, mientras te zarandea te canturrea “ea, ea, ea” y sólo se detiene si te llevas el tenedor a la boca. Pero ay de ti si paras unos segundos, pues el zarandeo para que sigas comiendo se intesifica.

Por fin mira su reloj y parece tan aliviado como tú: “¡diez minutos!” y se lleva el plato.

Te levantas rápidamente y te escapas del restaurante. Respiras aliviado y tratas de olvidar el desagradable incidente, tomando un café en una agradable terraza.

Solicitas un café y una tarta. La expresión del camarero es una mezcla de sorpresa e indignación:

-Perdone señor, pero dígame: ¿a qué hora ha comido usted?

La pregunta te coge por sorpresa y respondes:

-A las dos ¿Por qué?

-Me lo temía. Son las tres. Hasta las cinco no le vuelve a tocar -responde el camarero.

-¡Cómo que no me toca! ¡Me apetece un café y lo quiero ahora! -es tu respuesta indignada.

-Lo siento, pero sólo hace una hora que ha comido. No puede tener hambre tan pronto, su aparato digestivo necesita descanso.

-¡Pero qué sabe usted si tengo hambre o no!

-Tonterías, no es más que un capricho. Puede gritar todo lo que quiera, yo tengo órdenes de no servirle nada hasta que hayan pasado tres horas.

Ya desesperado preguntas:

-¿Tres horas desde que empecé a comer o desde que acabé de comer?

Y te levantas pensando que el mundo se ha vuelto loco y que sólo tú puedes saber si tienes hambre o no y cuándo quieres comerte una tarta.

Ya de regreso a tu casa y tratando de entender un suceso tan inexplicable e ilógico, ves a un bebé llorando en su cochecito desesperado, mientras oyes a su madre decirle “cariño, todavía no te toca…”

Esta historia tan gráfica nos permite hacer una reflexión de la comida reglada. Como vemos podemos interferir en el desarrollo de nuestro hijo de muchas maneras. Podemos interferir básicamente cuando no escuchamos sus demandas, cuando interpretamos su necesidad como capricho o consideramos que el bebé no sabe lo que necesita y nosotros sí.

La lactancia a demanda, por el contrario, permite satisfacer su necesidad sin interferir, es más sencilla y satisfactoria. Necesitamos estar atentos, receptivos y con mucha sensibilidad a los gestos y comunicaciones del bebé, que nos marca mejor que cualquier experto lo que necesita en cada momento.

Texto extraído del libro Amar sin miedo a malcriarde Yolanda González Vara.

3 thoughts on “Ejemplo de lactancia con horarios

  1. Muy bueno. Pero es tan dificil a veces trasmitir este mensaje……..significa romper con un monton de viejas creencias….por eso creo q es muy importante atraer alas abuelas aestos espacios. Suelen estar ahi muchas veces (con la mejor intencion) confundiendo a las mdres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>