Lecturas recomendadas para el 2017, si vas a ser mamá

Para nosotras una de las claves para poder disfrutar de una lactancia plena y feliz es ser una madre bien informada y eso muchas veces no es tan fácil como debiera ser. Nos encontramos con fuentes poco fiables o con profesionales que no están muy actualizados. Por esta razón es clave que tú, que vas a ser mamá, seas la que controle la información más fiable que hay sobre lactancia materna y que tomes tú misma las decisiones más adecuadas para poder favorecer tu lactancia. Con este fin te vamos a recomendar varios libros.

un-regaloNuestra primera recomendación se puede considerar ya todo un clásico superventas “Un regalo para toda la vida”, de Carlos González, nos parece un libro imprescindible. Es un texto de fácil lectura, muy ameno, que te puede servir como una guía para conocer las diferentes situaciones que se te pueden dar en tu lactancia y en la crianza en general. Te lo recomendamos en la edición de bolsillo para que te lo puedas llevar a cualquier parte.

También te recomendaríamos que leyeses algún manual que tiene editado la Liga de l
a Leche una organización internacional de asesoras de lactancia, tiene uno específico en el que resuelven dudas de madres y su nombre es “Lactancia materna, libro de respuestas” ¿Por qué lo recomendamos? Porque se aprende mucho a través de la experiencia de otras mamás.

Otras libros estupendos en el que hemos aprendido mucho son:

- El bebé es un Mamífero de Michel Odent.lactancia_1024x1024_65537fd6-aaf5-4a42-9bd0-17bf8883dd63_1024x1024
– Oxitocina … de Kerstin Uvnäs.
– El arte femenino de amamantar. Liga de la Leche Internacional.
– Lactancia. Noelia Terrer y Jose Bravo        

portada_5_pasos_lactanciaY para terminar os dejamos un par de libros muy amenos y cercanos, escritos por mamás: uno de ellos es “Maternidad y Lactancia” la autora es Gro Nylander, y el otro lo puedes encontrar en formato electrónico (e-book) titulado “5 Pasos para tener éxito en tu lactancia materna”, escrito por Pilar Martínez.

Esperamos que disfrutes estas lecturas y te sirvan de apoyo y ayuda tanto como nos han servido a nosotras!!

 

Cuando el momento del destete no lo decide tu pequeño… Mi experiencia

Sabemos de la importancia de la lactancia materna, conocemos sus múltiples ventajas y disfrutamos de ella mientras la estamos viviendo con nuestros hijos, pero pocas veces se habla de ese momento que de forma inevitable tarde o temprano va a suceder: el destete.

Deseamos que sea un destete en el cual ni el niño ni la mamá sufran, y que sea el fin de una preciosa etapa sin que nadie salga perjudicado de ninguna manera. Pero no siempre es así, de hecho, pienso que no es tan sencillo que siempre sea algo que en el mismo momento suceda, que el bebé decida destetarse justo cuando la madre también lo desee, si lo pensamos lo más normal es que no ocurra a la vez, podemos esperar a que sea el niño es que marque el ritmo y de esa forma nosotras aunque en ese momento deseáramos seguir, como lo habitual es que sea un destete progresivo y dure su tiempo, irnos preparando para no pasarlo mal. En cambio puede suceder que circunstancias de la vida nos empujen a ser nosotras las que queramos destetar voluntariamente y para ello necesitemos acelerar el ritmo sin que nuestro pequeño lo desee, y para ello tengamos que buscar la manera más “fácil” de hacerlo en la que a pesar de ser algo que no ha decidido él, lo pueda sobrellevar lo mejor posible. Eso nos pasó a mi hijo a mí.

Chema tenía 20 meses cuando me quedé embarazada de mi hija, nuestra lactancia tuvo un duro inicio pero tras superarlo chemayyofue una lactancia muy feliz que disfrutamos muchísimo ambos. Desde el principio del embarazo comencé a tener molestias y no tardó en aparecer la agitación por amamantamiento, algo que no creí que llegaría a experimentar y para lo cual no solemos estar preparadas, algo de lo que apenas se habla porque es un lado “oscuro” de la lactancia, un momento que no supone placer para la mujer que amamanta y que muchas madres se callan y sienten en soledad, generando en ella sentimientos encontrados en los cuales se desea destetar pero se siente tristeza por tu hijo… La agitación por amamantamiento consiste en un rechazo visceral a dar el pecho al niño, una necesidad extrema de apartarlo cuando mama con un sentimiento de culpa enorme, suele darse con niños mayores que maman (más de 1 año), en madres embarazadas o con lactancia en tándem, en la cual el rechazo es hacia el niño mayor, puede ocurrir todos los días o solo algunos, o en todas las tomas o solo algunas, en concreto las de la noche suelen ser peor toleradas por la madre que sufre agitación, ocasionalmente también puede aparecer con la ovulación o en días del periodo.

Cada mujer debe analizar su situación y actuar en consecuencia, ver si puede evitar las tomas que peor tolere, hablar con su hijo en el caso de que su edad y nivel de compresión pueda ayudarle para evitar esos momentos y negociar algunas tomas, conocer lo que le está pasando intentando hablar con otras madres que hayan pasado por ello, para saber que es algo natural que le sucede a más madres lactantes. En ocasiones será suficiente con modificar algunas tomas y llegar a acuerdos con el niño, pero otras veces la madre decidirá destetar parcial o completamente y despedirse de la etapa de lactancia materna dando paso a una nueva, en la cual los “momentos de teta” tendrán que sustituirse en “momentos de mimos con mamá”. Cuando el destete sea parcial la mayoría de las veces suele ser suficiente con el destete nocturno.

En mi caso concreto después de experimentar la agitación tomé la decisión de un destete definitivo,  ya que tampoco me veía capaz ni con ganas de una lactancia en tándem cuando naciera mi hija. Deseaba cerrar esa etapa con mi pequeño para dar paso a otra, mi cuerpo así me lo pedía, aunque mi mente y corazón sentían que él no estaba preparado, deseaba respetarme a mi misma para de esa forma también respetarlo a él, nuestra lactancia había sido preciosa y no me parecía un buen gesto continuarla sin que yo pudiera disfrutar de ella, mi hijo no merecía eso, tenía que encontrar el modo de hacerlo para que él lo aceptase de la mejor forma posible. Ahora la naturaleza quería que mi cuerpo se centrara en el bebé que crecía dentro de mi, pero yo podía darle a mi niño todo el amor que le daba a través de la teta con otros mimos que poco a poco deberíamos ir descubriendo.

¿Cómo hicimos? De día fue relativamente sencillo, fue cuestión de unos pocos días distraerlo en los momentos en los cuales él solía mamar, anticipándome a ellos cuando era por hambre dándole algo de comer, y cuando era por mimos pues jugando o saliendo a la calle, haciendo algo que a él le gustara. No siempre le parecía bien, y por ello no lo hice de forma radical, fui poco a poco, avanzando cada día un poco más.

Mi hijo solo sabía conciliar el sueño con el pecho, en su siesta y de noche, además todavía hacía algunos despertares nocturnos en los cuales necesitaba del pecho para seguir durmiendo, ya que siempre hemos colechado. La tarea más difícil era esa.

Lo primero que hice fue el destete de día como he dicho antes, distrayendo y anticipándome, lo segundo retirar el pecho en la siesta, que tuvo como consecuencia dejar de dormirla, estuve un tiempo intentando dormirlo de otro modo, en el cochecito, acurrucándolo, etc, pero no hubo manera, así que se acabaron las siestas, de noche estaba más cansado y se adelantó la hora de dormir, lo fuimos compensando con eso. Lo tercero fue el destete en los despertares nocturnos, que duró unas tres semanas, para ello fue INDISPENSABLE la ayuda de papá, sin él todo hubiera sido mucho más difícil, cada vez que Chema se despertaba era su padre quien lo cogía en brazos para volverlo a dormir y le ofrecía agua, al principio él no lo aceptaba, lloraba, si se calmaba rápido seguía su padre con él hasta que se volviera a dormir, que a veces era mucho tiempo, si lloraba muchísimo le acababa dando yo el pecho, así despertar tras despertar, noche tras noche, noches duras, en las que además de ver que Chema no lo pasaba bien, yo con mis hormonas del embarazo al verlo así sufría muchísimo, pero cuando tenía que darle el pecho lo pasaba francamente mal, así que aunque a veces quise tirar la toalla, tenía a mi pareja a nuestro lado que ayudaba y estuvo en cada momento ahí para calmar a nuestro pequeño. Un día Chema fue reduciendo esos despertares, bebía agua y seguía durmiendo, o mamaba un segundo después de haber llorado y se dormía. Su cuna la teníamos sin los barrotes pegada a nuestra cama de 1,50, en sidecar, y una modificación que ayudó fue cambiar nuestras posiciones, siempre había dormido papá, mamá y Chema, ahora pasó papá a estar en medio, para atender mejor al pequeño. A las tres semanas aproximadamente Chema dejó de despertarse de noche y dormía toda la noche de seguido. Solo mamaba para coger el primer sueño, y al despertarse.

El cuarto punto fue eliminar la toma al despertar, fue muy paulatino, ya que dependía del día era más fácil o más difícil, pero en unas semanas lo conseguimos. Chema que solo desayunaba teta comenzó a querer desayunar otras cosas porque se levantaba con hambre.

Solo quedaba la toma del momento de ir a dormir. Pero esa tardamos en eliminarla 2 meses después de todo lo anterior, en total el destete definitivo fueron unos 4 meses desde que empezamos, pensábamos que él iría dejando esa toma solo, que como la producción caía a medida que se acercaba la mitad del embarazo se destetaría, pero no ocurrió eso, él no se destetaba, necesitaba el pecho para conciliar el sueño, hasta que un día papá quiso comenzar a dormirlo él, y para nuestra sorpresa Chema se dormía con su padre después de leer un cuento, o ver algún vídeo en el móvil, incluso más rápido que con la teta, ya que el tema sueño era otro cantar porque a él siempre aún con pecho le ha costado mucho conciliarlo. Estuvo una buena temporada durante el embarazo durmiendo estupendamente con su padre, y cuando ya se dormía me iba yo a la cama. Había finalizado el destete, 4 meses después de haberlo comenzado, Chema tenía 2 años.

¿Qué pasó cuando nació su hermana? Pues ya cuando se acercaba la fecha de nacimiento a Chema empezó a volver costarle mucho conciliar el sueño, tardaba horas (hasta 2…) hasta que se dormía, lloraba cuando se acercaba el momento de dormir. Y la única solución que encontramos fue dormirlo en el coche, y así aunque parezca una locura hemos estado unos meses, era como se dormía tranquilo, sin llorar, y él mismo lo pedía cuando llegaba la hora, irse a dar una vuelta en el coche con papá.

Nació Manuela, y Chema quiso volver a mamar, se lo expliqué que la teta era para Manuela pero que él podía abrazarse a ellas, y desde entonces se acurruca en mi pecho y hace como si estuviera zugando, es su forma de “tomar el pecho” como él dice, está feliz, y 5 meses y medio después de hacer nacido su hermana, ya no se duerme en el coche (salvo momentos puntuales) pero se duerme con mamá en la cama, después del cuento, y al lado del pecho. “Mamá ahora pecho” cuando hemos terminado el cuento se acurruca y a dormir. Ahora somos 4 en la habitación pero los primeros que nos acostamos somos él y yo.los-tres

Yo estoy feliz, feliz porque aunque este camino ha tenido sus momentos difíciles, con el apoyo de la persona que tengo al lado, hemos conseguido en nuestra familia encontrar cada uno nuestro sitio y nuestra forma de sentirnos lo mejor posible.

Ahora no pienso cómo se destetará Manuela, no digo “cuando ella decida dejarlo” porque desconozco que pasará, lo único que deseo y espero, es que ambas lo llevemos lo mejor posible. Es un momento que llegará cuando tenga que llegar, y nosotras lo haremos lo mejor que podamos.

Cuando una etapa se cierra es necesario despedirnos de ella y dar la bienvenida a la siguiente… En la vida cuando algo parece un final, es realmente un nuevo comienzo.

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016

La WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna), entidad que trabaja  con la OMS y UNICEF y coordina cada año la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna cuyo lema es: “Lactancia materna clave para un desarrollo sostenible”. Estableciendo que la lactancia materna contribuye a conseguir nuestro bienestar desde el principio de la vida y cuidar el mundo que compartimos.

general

 

 

 

 

 

 

 

Los objetivos de la Semana Mundial de la Lactancia son:

  • Informar sobre los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y cómo se relacionan con la lactancia materna y la alimentación de lactantes, niños y niñas pequeñas (ALNP).
  • Anclar firmemente la lactancia materna como un componente clave del desarrollo sostenible.
  • Impulsar una variedad de acciones de lactancia materna y alimentación infantil a todos los niveles, en la nueva era de los ODS.
  • Participar y colaborar con un amplia gama de actores para la promoción, protección y apoyo de la lactancia materna.
    • Fin de la pobreza: la lactancia materna es una forma natural y de bajo coste para alimentar a los bebés y niños. Es asequible para todo el mundo y hace los presupuestos familiares se reduzcan en comparación a la alimentación artificial.
    • Hambre cero: la lactancia materna exclusiva y lactancia materna continuada durante dos años y más allá proporcionan nutrientes de alta calidad y adecuada de energía y pueden prevenir  el hambre, la desnutrición y la obesidad. La lactancia materna también garantiza la seguridad alimentaria para los niños.
    • Salud y bienestar: la lactancia materna mejora significativamente la salud, el desarrollo y la supervivencia de los lactantes y los niños. También contribuye a mejorar la salud y el bienestar de las madres, tanto a corto como a largo plazo.
    • Educación de calidad: la lactancia materna y la alimentación complementaria adecuada son fundamentales para la disposición para aprender. La lactancia materna y la alimentación complementaria buena calidad contribuyen de manera significativa al desarrollo mental y cognitivo, de este modo, facilita el aprendizaje.
    • Igualdad de género: la lactancia materna es el gran igualador de género ya que garantiza el mismo comienzo, justo y óptimo, a cada niño o niña. La lactancia materna es na capacidad exclusiva de las mujeres pero que beneficia a toda la sociedad, por eso debe ser apoyada y respaldada.
    • Agua limpia y saneamiento: la lactancia a demanda proporciona toda el agua que necesita un bebé, incluso en verano. Por otra parte, la alimentación con fórmula requiere el acceso a agua limpia, higiene y saneamiento.
    • Energía asequible y no contaminante: la lactancia materna implica menos energía en comparación con las industrias de producción de fórmulas. También reduce la necesidad de combustibles de agua, madera y combustibles fósiles en el hogar.
    • Trabajo digno y crecimiento económico: las mujeres lactantes que son apoyadas y se sienten respaldadas en sus entornos de trabajo son más productivas, por eso son muy importantes las políticas de conciliación, la existencia de lugares para la lactancia materna y la protección de la maternidad en el contexto laboral.
    • Industria, innovación e infraestructuras: con la industrialización y la urbanización los desafíos de tiempo y espacio se vuelven más prominentes. Las madres lactantes que trabajan fuera del hogar tienen que gestionar estos desafíos con el apoyo de los empresarios, de  familias y su comunidad. Las guarderías cerca de los lugares de trabajo y salas de lactancia facilitarán la integración de las madres en el mercado laboral y favorecerán su contribución al desarrollo e innovación de las sociedades.
    • Reducción de las desigualdades: la lactancia materna debe ser protegida, promovida y apoyada entre todos, pero en particular entre los grupos pobres y vulnerables. Esto ayudará a reducir las desigualdades.
    • Ciudades y comunidades sostenibles: en el bullicio de las grandes ciudades, las madres lactantes y sus bebés necesitan sentirse seguros y bienvenidos en todos los espacios públicos. Cuando los desastres y crisis humanitarias, las mujeres y los niños se ven afectados de manera desproporcionada. Las mujeres embarazadas y lactantes necesitan un apoyo especial durante esos momentos.
    • Producción y consumo responsable: la lactancia materna proporciona una fuente de recursos saludables, viables, no contaminantes, sostenibles y naturales para la nutrición y sustento de los niños y los bebés.
    • Acción por el clima: la lactancia materna implica menos residuos en comparación con la alimentación con fórmula que implica procesos industriales en su producción.
    • Vida submarina: la producción industrial asociada a la alimentación de fórmulas para bebés y niños genera residuos que contaminan los mares y afectan a la vida marina.
    • Vida de ecosistemas terrestres: la lactancia materna es ecológica en comparación con la alimentación de fórmula. La producción de fórmulas implica la producción de leche que contribuye a las emisiones de carbono y el cambio climático.
    • Paz, justicia e instituciones sólidas: la lactancia materna está normalizada y protegida en muchos marcos, leyes y convenciones de derechos humanos y 
      políticas nacionales para proteger y apoyar a las madres lactantes y los bebés para asegurar que se respeten sus derechos.
    • Alianzas para lograr los objetivos: la Estrategia Mundial para el lactante y Alimentación de los niños (GSIYCF) fomenta la colaboración multisectorial, y pueden basarse en diversas asociaciones de apoyo al desarrollo a través de programas e iniciativas de lactancia.

 “La lactancia materna no sólo es la piedra angular del desarrollo saludable de los niños, sino que también es la base del desarrollo de un país.”

“Para cambiar el mundo es preciso cambiar la forma de nacer”

Tal y como nos decía Michel Odent, es necesario cambiar muchas de las rutinas que acompañan a nuestro nacimiento para que podamos establecer un inicio adecuado de la lactancia materna.

parto-medicalizadoSeguro que nuestras tatarabuelas no se planteaban si sus bebés se agarrarían al pecho desde el inicio, sino que, simplemente los ponían al pecho tal y como habían aprendido de generación en generación. Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XX, los estudios ya evidenciaban que esta sencilla práctica se había perdido –una cosa de locos porque somos animales mamíferos—. El aumento de los partos en centros hospitalarios ha supuesto enormes beneficios para las mamás y sus bebés, pero la organización y racionalización de los recursos sanitarios dejó de lado la tradición transmitida de madres a hijas basada en la experiencia de cientos de años.

Hasta 1977 no se presenta, en un congreso internacional, un artículo en el que se demuestra que un bebé recién nacido puede encontrar por sí mismo, en esa primera hora tras su nacimiento, el pecho de la madre, succionar y establecer el primer momento de su lactancia materna. Para ello es crucial el contacto con la madre nada más nacer, durante las primeras horas.

Aunque esta cuestión, por sí sola, es suficientemente importante para justificar la necesidad del contacto con la madre en las primeras horas tras el naciImagen1miento, no queremos pasar por alto que un bebé no sólo nace con la necesidad de alimentarse. El contacto con la madre también es fundamental para el desarrollo del vínculo emocional afectivo, de la capacidad de amar, y por tanto, tendrá una incidencia enorme en nuestro desarrollo como personas.

A todas las futuras mamás les recomendamos que se informen de los protocolos en el parto aplicados en la clínica en la que va a tener a su bebé y que hablen e intercambien reflexiones y dudas con los profesionales sanitarios sobre el tipo de parto que desean. Elaborar un “plan de parto” genera confianza en las mamás y contribuye a tener una experiencia plenamente satisfactoria en el parto y la futura lactancia. Recuerda también que puedes contar con la ayuda y el asesoramiento de los grupos de apoyo a lactancia. Busca el más cercano y acude a sus reuniones.

 

 

Nuestros deseos para el 2016

En este nuevo año 2016 en Maire seguiremos trabajando con ilusión para que el fomento y el apoyo a la lactancia materna sea una realidad en nuestro sistema de salud y para que las mamás que quieran dar el pecho tengan toda la información y el apoyo que necesitan.felicitacion2012

Estamos muy contentas de cómo ha transcurrido el 2015 y las cosas que hemos conseguido poner en marcha gracias al apoyo y trabajo de todas nuestras socias y voluntarias, que son el motor de Maire:

  • Celebración de 24 reuniones quincenales de grupo de apoyo
  • Participación en cursos de preparación al parto en Centros de Salud y jornadas de difusión de lactancia materna
  • Más de 150 consultas atendidas a mamás a través de nuestro teléfono de consulta y nuestras redes sociales.
  • La celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna contando con uno de los Pediatras más relevantes de nuestro país en el ámbito de la lactancia materna
  • El desarrollo del curso III Curso de Lactancia Materna para Grupos de Apoyo
  • También recibimos vuestras nominaciones de los profesionales de salud que más os habían apoyado en vuestras lactancias ¡¡gracias a todas!!

Os dejamos con los 10 pasos para una feliz lactancia natural feliz, deseando que sean una realidad en este nuevo año.

Todos los servicios de maternidad y atención a los recién nacidos deberán:

  1. Disponer de una política por escrito relativa a la lactancia natural que sistemáticamente se ponga en conocimiento de todo el personal de atención de la salud.
  2. Capacitar a todo el personal de salud de forma que esté en condiciones de poner en práctica esa política.
  3. Informar a todas las embarazadas de los beneficios que ofrece la lactancia natural y la forma de ponerla en práctica.
  4. Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora siguiente al parto.
  5. Mostrar a las madres cómo se debe dar de mamar al niño y cómo mantener la lactancia incluso si han de separarse de sus hijos.
  6. No dar a los recién nacidos más que la leche materna, sin ningún otro alimento o bebida, a no ser que estén médicamente indicados.
  7. Facilitar la cohabitación de las madres y los niños durante las 24 horas del día.
  8. Fomentar la lactancia natural cada vez que se solicite.
  9. No dar a los niños alimentados al pecho biberones o chupetes artificiales.
  10. Fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia natural y procurar que las madres se pongan en contacto con ellos a su salida del hospital o clínica.

Además, los centros deben rechazar las muestras gratuitas o a bajo coste de los sucedáneos de la leche materna, biberones y chupetes.

Extraído de la publicación Protección, promoción y apoyo de la lactancia natural. La función especial de los servicios de maternidad. Declaración Conjunta OMS/UNICEF (OMS, 1989) y el Cuestionario para la evaluación global del hospital para la Iniciativa hospitales amigos del niño de la OMS y el UNICEF”, (UNICEF, 1992).

Celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2015

wbw2015-logo-pink-spaLa primera semana de octubre, en España, celebramos la Semana Mundial de la Lactancia Materna y como cada año en Maire hemos querido sumarnos a la celebración programando una serie de acciones que esperamos que os gusten.

El lema de este año es “AMAMANTAR y TRABAJAR ¡logremos que sea posible!”; un objetivo necesario para conseguir que las mamás que trabajan tengan la posibilidad de seguir amantando a sus bebés una vez que se han incorporado de nuevo a sus trabajos. Con la campaña de la SMLM 2015, WABA y toda su red mundial, buscan empoderar y apoyar a todas las mujeres que trabajan en los sectores formales e informales, para que puedan combinar su trabajo y la crianza de sus hijos e hijas y puedan amamantar.

Para reforzar este mensaje y la cultura de la lactancia materna en nuestra región, este año hemos creado un completo programa, dirigido a familias, profesionales, estudiantes o cualquier persona interesada en la lactancia materna, que se concreta en:cartelconlogobiblioteca

La apertura se realizará, el día 6 de octubre, con una conferencia magistral, por el conocido pediatra

Jose María Paricio Talayero que nos ofrecerá una charla sobre “Claves de la lactancia materna” y que se centrará en:

  • El ABC de la Lactancia Materna
  • Estrategias para mantener la lactancia en las mujeres que se tienen que incorporar al trabajo
  • ¿Por qué “Tú eres la mejor madre del mundo”?

Será en el salón de actos “Biblioteca Pública del Estado” a las 17.30h, gratuita y abierta al público hasta completar aforo.

lactancia definitivo-curso definitivoAsí mismo, celebraremos desde el día 15 de octubre al 10 de diciembre el III Curso de Lactancia Materna para Grupos de Apoyo. Puedes consultar aquí el programa detallado e inscribirte 

También, queremos aprovechar las redes sociales para hacer una campaña regional de reconocimiento de los profesionales de la salud que apoyan día a día a las madres en su lactancia materna. Con este objetivo hemos creado un sistema de nominaciones  en el que pedimos que participes y nos cuentes ¿qué profesional sanitario/a en Extremadura te apoyó más con tu lactancia?. Si quieres participar puedes nomimar a tus candidatos en el siguiente enlace

Además, queremos que los debates que vayan surgiendo puedan llegar al mayor número de personas, por lo que activaremos nuestra línea de comunicación y estaremos conectadas a través de facebook y twitter para intercambiar ideas y reflexiones.

Esperamos poder compartir este otoño con muchas mamás, papás y multitud de profesionales que tienen la vocación de trabajar por favorecer la lactancia materna en nuestra región.

 

“La experiencia de Tuuli: lactancia en un parto de trillizos”

Compartimos con vosotros a través de una entrevista, la experiencia de Tuuli con la lactancia materna de sus bebés Alexander, Axel y Amaya.

¿Cuál fue tu reacción cuando te dijeron que ibas a tener trillizos?

Fue un shock total pero también un momento de alivio. Os cuento…
Todo empezó cuando dio positivo la prueba de embarazo, poco después fui al médico en la primera ecografía no pudieron ver nada, aunque en la analítica tenía el nivel del hormonas alto.

Me repitió la prueba 2 días después, la hormona HCG se había duplicado, como suele pasar. La eco tardó una eternidad y vi las caras serias de los médicos, supe que algo no iba bien. Nos explicaron que no se podía ver nada en mi útero pero que había una mancha en mi trompa izquierda. El diagnóstico: embarazo ectópico, me hicieron una laparoscopia esa misma noche. A las 2 de la madrugada me desperté de la anestesia, casi me puse a llorar porque me dolía mucho y pensaba que me habían quitado la trompa como estaba planeado, pero mi marido me tranquilizó y contó que no.  Cuatro días más tarde me mandarían a casa sin tener claro si estaba embarazada o no. “¡Esto es muy raro!” me dijeron los médicos.

La semana siguiente tuve eco y por fin todo empezó a tener sentido. Primero nos dijeron que eran dos pero que querían hacer otra eco con un aparato mejor, y entonces ya pudimos ver los tres embriones. Me puse llorar y después tuve un ataque de risa. ¡Menudos polizones mis bebés!

¿Pensaste que criar a tres bebés a la vez sería muy diferente a tener 1 o 2?IMG-20150416-WA0006

Durante el embarazo no pensé mucho en criarlos. Solo quería que el embarazo fuera bien. Cuando llegué a las 25 semanas estaba quizás más tranquila, porque si nacían tendrían más posibilidades de sobrevivir. Nacieron en la semana 32 de gestación y estuvimos 6 semanas en el hospital.

¿Cómo ha sido tu crianza durante este tiempo?

Lo más difícil fue cuando estaban en las incubadoras llorando y no podías hacer nada. Pero durante las 6 semanas en el hospital hubo cosas buenas también. Como no tenía casi nada de experiencia, pues me fue bien todo lo que me enseñaron las enfermeras. En el hospital los niños se acostumbraron a comer cada tres horas y en casa quisimos mantener ese ritmo. Yo creo que con tres bebés hubiera sido muy difícil que comieran y durmieran a demanda. Sé que hay algunas familias que lo hacen pero supongo que tienen ayuda en casa.

IMG-20150417-WA0005El ritmo y la organización siempre han sido las claves para no perder la cabeza. En la calle siempre me preguntan lo mismo: “¿cómo lo haces con tres bebés? yo con una me vuelvo loca”. Agobiarme sería un lujo que no me puedo permitir, así que no me queda otra que adaptarme. Mi marido y yo no discutimos porque no tenemos tiempo. Por las noches prefiero ver una película y hacer una buena cena, que quejarme. Cuando duermen la siesta, aprovecho para hacer tareas de casa y comer con calma. A veces la casa está bastante desordenada pero si hace buen día prefiero dar un paseo. No salgo cada día porque hay que hacer 2 viajes con el ascensor, vestirles, preparar la bolsa y cuando estás a punto de salir ¡alguno tiene caca! Si he quedado con alguien empiezo a preparar todo 2 o 3 horas antes de salir.

A veces no salgo porque no tengo ganas de hablar con la gente. Siendo finlandesa, tengo más necesidad de mi espacio personal. El cochecito de 3 llama un montón la atención, en una hora me paran por lo menos 20 o 30 veces. Nunca me costumbraré a las miradas y los comentarios. “¡UUUUYYY qué trabajo!”, “¡UUUUYYY qué horror!”, “¡UUUYYY qué guapos!”, “¡UUUUYYYY mira,  mira, tres bebés iguales!”, “¿Son todos tuyos?”, “¿Cómo lo llevas?”… Me gusta hablar con la gente, sobre todo con otros padres, pero a veces las miradas y los comentarios son muy agobiantes y sólo tengo ganas de decir que son mis hijos y no animales de circo :)

¿Pensaste que ibas a poder darles el pecho? 

Leí mucho sobre el tema y parece que son pocas mujeres las que lo hacen. Mi objetivo fue darles leche materna por loIMG-20150417-WA0007 menos los 2 primeros meses.  Como eran muy pequeños al nacer (1.5 kg cada uno) no sabían mamar y tuve que empezar con el extractor. Tenía muchos dolores por la cesárea y al principio no salía casi nada de leche. Luego costó mucho enseñarles a mamar. Tuve que empezar con la pezonera pero también costó dejarla.

Cuando nacieron no tenían el instinto de mamar todavía; luego sabían mamar pero también tenían que tragar y respirar, y todo eso a la vez es difícil para los prematuros.

¿Te recomendaron darles el pecho o te lo desaconsejaron? 

Sí, me lo recomendaron en el hospital, pero algo más de ayuda me hubiera ido bien. Tampoco yo tenía energías para buscarla. Además todo el mundo tenía su opinión sobre el tema. Algunos pensaban que era una madre maravillosa por hacerlo y otros pensaban que era una locura. Intenté ignorar los comentarios pero lo que más rabia me daba era cuando la gente decía: “¿Por qué no les das biberón? ¡Es mucho más fácil! A mi hijo no le ha pasado nada….” Bueno. Tal vez no es necesario tomar siempre el camino más fácil. Tenía un motivo muy importante para seguir con la lactancia aunque fue difícil.

A las dos semanas de vida a mi niña le diagnosticaron enterocolitis, una enfermedad típica en los prematuros. Al principio fueron dos semanas de dieta absoluta con alimentación parenteral y antibióticos. Luego dos semanas más. Casi la tuvieron que operar.

La niña tenía vías puestas en ambos brazos y por eso era muy complicado cogerla en brazos. Durante ese tiempo ella se acostumbró a tomar la leche en jeringuilla o en biberón. Nunca aprendió a mamar muy bien. Los pediatras me aconsejaron darle a ella toda la leche materna posible porque tenía el intestino muy sensible; así que decidí seguir con la lactancia materna como fuera.

¿Cuánto tiempo les has dado el pecho?

6 meses. Solo las IMG-20150416-WA00076 primeras semanas fue lactancia exclusiva. Al salir del hospital, tuvimos que darles fórmula porque mi leche no llegaba para todos.

Después de un mes en casa  ya tenía una buena rutina. Como la nena no mamaba muy bien, tomé la decisión de darle sólo biberón (pero de leche materna, claro). Los chicos tenían más costumbre, así que cada 2 tomas tenía a un niño en el pecho y a la vez hacía extracción con el sacaleches. Así estimulaba los dos pechos a la vez.

En una cita con la matrona le pedí consejo sobre cómo podía aumentar la producción de leche. Calculaba que me sacaba unos 700-800 ml al día. Suficiente para uno quizás, pero no para tres.  Primero me dijo que era muy difícil dar el pecho a 3 bebés y yo pensando “¿me lo dices o me lo cuentas?”. Le contesté (casi enfadada) que ya sabía que era difícil, no hacía falta que me contara cosas que ya sabía.

A mi marido le hicieron contrato fijo dos semanas antes de que nacieran los bebés. Tuvimos una suerte increíble. Entonces él pudo aprovechar las vacaciones, el permiso de paternidad y, entre unas cosas y otras,  se pudo quedar casi cuatro meses en casa con nosotros. Cuando tuvo que volver a trabajar, los niños tenían 6 meses. Me daba cuenta que preferían más el biberón que el pecho. Cosa que muchas veces pasa con la lactancia mixta.

Al mismo tiempo, yo también necesitaba un poco más de libertad porque durante este tiempo me estaba haciendo la extracción cada tres horas. El destete fue muy fácil porque ya estaban acostumbrados al biberón. Creo que fue más duro para mí, a pesar de todo el esfuerzo, sentía una culpabilidad tremenda. Cosa de madres, supongo. Las hormonas hacen lo suyo también.

¿Recomendarías a otras mamás de partos múltiples que dieran el pecho?

¡Claro que sí! Ha sido una de las experiencias más bonitas de mi vida.
IMG-20150417-WA0006
¿Qué consejos les darías?
Tómate tu tiempo, ten mucha paciencia y no te rindas aunque parezca difícil. El descanso es muy importante para la producción de leche. Y si tu leche no es suficiente, la lactancia mixta es una buena alternativa también. Tampoco es tan fácil con el biberón, de hecho, hay 8 pasos para dar un biberón a un niño: comprar la leche, lavarse las manos, lavar el biberón, secarlo, esterilizar la tetina, hervir el agua, medir, mezclar… mientras que dar el pecho tiene un paso único: Poner al niño (o niños) al pecho ;)

La historia de una lactancia muy deseada

yo.Llegaste un 20 de Enero a las 16:30h, en ese instante terminó esa larga espera que viví deseándote tener durante años, sentimientos quedaban atrás, no había sido fácil, impotencia al querer ser madre y no conseguirlo, lucha, tristeza, vacío, miedo… al mirarte por primera vez todo ello daba paso a algo indescriptible, teniéndote por fin en brazos, difícilmente puedo nombrar lo que sentí, podría decir que felicidad, tranquilidad, plenitud… algo mucho más inmenso de lo que esperaba, un amor tan grande del que no era consciente cuando estabas segundos antes dentro de mi panza, no sabía que se podía querer tanto…

Años atrás me había preparado mucho para criarte, sabía que cuando por fin fuese madre, el lugar de mi hijo sería mi regazo, qué mejor sitio que los brazos de unos padres para un bebé que acaba de llegar al mundo. Nadie mejor que tú sabrías cuándo estarías preparado para caminar, para comer, para dormir, respetaría tu ritmo, y te criaríamos con todo nuestro amor. Sabía que tu mejor alimento era el que la propia naturaleza había creado exclusivamente para ti, sabía que debía dejarme guiar por mi instinto, y que la lactancia materna era algo que con información, seguridad y el apoyo que sabía iba a encontrar en tu padre , sería algo que no debería dar problemas; pero en eso me equivocaba, a veces las cosas naturales no son fáciles, pero tenía claro lo que quería, y sabía por experiencia, que a veces toca luchar un poco más de lo esperado por lo que se quiere, aunque esta vez te tenía ya a ti para animarme aún más a luchar por ello.

Aquí va la historia de nuestra lactancia, que esperamos sirva de ayuda a otras madres, que a pesar de las dificultades, necesiten un “empujoncito” para poder vivir y regalar la experiencia de la lactancia materna a sus bebés, y cómo no, a ellas mismas, porque como dice el pediatra Carlos González, es “Un Regalo para toda la Vida”, pero no solo para los niños, si no también para sus madres.

Mi parto no fue el deseado, por circunstancias personales finalmente acabé aceptando que sería una cesárea programada, los últimos días de la espera fueron muy muy duros, tenía mucho miedo y ansiedad por no saber cómo iría todo, peryodóname mi pequeño por no ser capaz de disfrutar como merecías de sentirte en mi panza todo lo que yo hubiese deseado, no dejabas de moverte, aunque afortunadamente ahora recuerdo aquella sensación como una de las más maravillosas cosas que he experimentado en mi vida, la vida misma dentro de mi, una pena que los temores me impidiesen disfrutar de algo tan grande…

Llegado el momento de tu nacimiento, todo sucedió muy rápido, y pronto te tuve en  mis brazos, no puedo quejarme de cómo me trataron, porque estaba rodeada en su mayoría de personas que con cariño me acompañaron en ese momento, tu padre fue la ausencia más grande, me hubiera encantado compartir ese momento con él… Una pena que no se permita la entrada de alguien tan importante en un nacimiento de un hijo por cesárea, y más sin ser de urgencia. Pude tenerte en mis brazos minutos después de nacer, y en media hora como mucho estar juntos para no separarnos más.

Recuerdo esos primeros momentos a tu lado en la habitación del hospital, en los que sólo existías tú y tu padre, ese gran acompañante, que a pesar de haber vivido una espera dura a mi lado, ahí estaba, feliz, amándote tanto como yo, y apoyándome en todo momento para que a partir de ese instante todo fuese lo mejor posible, como siempre…

Los inicios de nuestra lactancia no fueron tan fáciles, a pesar de tener claro lo que quería y contar con la información y el apoyo de mi entorno, me faltó el apoyo del personal de la planta del hospital para que nuestra lactancia comenzase con buen bien. Desde pocas horas después de nacer, ya nos preguntaron que si íbamos a querer biberones hasta que me subiera la leche, a lo que dijimos que NO, pero al llegar la noche, nos lo trajeron a la habitación “por si acaso”,  allí se quedó

te enganchaste al pecho sin problema aparente, pero en el cambio de turno de las 12, ya se acercaron a comprobar tus niveles de glucemia, decían que eras un bebé grande, 4,200 kg y que no querían estar con urgencias durante la noche por una posible hipoglucemia, recuerdo que la tenías en 30 y algo, y nos metieron MIEDO, terrible arma con unos padres primerizos

Intentamos ofrecerte el biberón, pero no lo querías, tú preferías el pecho, como siempre has hecho, así que lo que hice fue que mientras mamabas dejaba caer gotas de leche para que las chupases y al menos tener la tranquilidad de que habías comido algo. Al día siguiente tenías la glucemia ya normal.

estomago de un bebéAhora sé que el estómago de un bebé recién nacido es apenas del tamaño de una cereza, y al tercer día de una nuez, por lo que con el calostro es más que suficiente.

También sé que la leche no tarda en subir más tiempo si te hacen una cesárea, que la subida de la leche no depende del tipo de parto, si no de la salida de la placenta, además mi experiencia me hizo aprender que poniéndome al pecho mucho tiempo al bebé es lo mejor para que llegue pronto la leche, de hecho recuerdo que al tercer día aproximadamente vomitaste y me sorprendió ver toda la cantidad de leche que habías tomado.

No separarme de ti  esos primeros días es lo mejor para favorecer la lactancia, de hecho creo que esas cunitas en los hospitales son innecesarias, yo descansaba mucho mejor contigo encima, estaba mucho más tranquila, de hecho podrían haberse llevado la cuna, porque sólo la utilizamos para meter cosas dentro, dónde mejor estabas era conmigo o con tu papá.

Frases que escuchamos en el hospital, de boca de un pediatra, como “con ponerte al niño 10 minutos en cada pecho cada 3 horas es suficiente para que te suba la leche, si lo tienes todo el rato cómo estás haciendo al final te saldrán grietas como a muchas otras madres y dejarás la lactancia…” no ayudan en absoluto a una madre que quiere dar el pecho, más bien todo lo contrario, menos mal que no hice ni caso! Y sí, me salieron grietas, pero no por tenerte mucho tiempo al pecho. Precisamente lo que se carga una lactancia en muchas ocasiones son los “consejos” desafortunados como esos.

Naciste un lunes, y el viernes estábamos en casa, ese fin de semana comencé a sentir muchísimo dolor en el pecho, y estaba muy inflamado con fiebre hasta de 39, aunque he de reconocer que cuando mamabas me dolía mucho desde el primer momento, y una lactancia nunca debe doler, si duele es que algo no va bien, en nuestro caso la postura no era correcta, y tardamos un tiempo en conseguir corregirla, la cesárea no ayudaba, y en mi caso el usar un cojín de lactancia me ayudó mucho a mejorar la posición sin que me molestara la herida.

Me decidí a llamar a Maire Lactancia, ya conocía la asociación desde hacía tiempo, y no quise dejar de pedir ayuda antes de tener problemas más grandes, ellas me ayudaron muchísimo, tenía una ingurgitación mamaría, y con unos sencillos consejos en un par de días estuvo superada, además miraron la postura, y vieron que hacías casquidos al mamar, aunque a esto último no le hemos encontrado nunca solución, porque con un año y sigues haciéndolo! Pero bueno, no ha interferido en nuestra lactancia, así que lo hemos dejado así.

Pasaron los días, mis grietas aumentaban, sobre todo en el pecho derecho, recuerdo la semana siguiente de tú nacer con mucho malestar físico, muchos dolores derivados seguramente de la cesárea, que se unían al dolor al darte el pecho por las grietas. Lo dejaba pasar, y aguantaba, te miraba y sacaba fuerzas al verte para seguir, estaba feliz por tenerte, eras la mejor forma de tener ánimo para surelato lactanciaperarlo, y tu padre me animaba a seguir intentándolo. Pero al final tomé la decisión de sacarme la leche de ese pecho hasta que curarse la grieta, no podía más, sobre todo el dolor por las noches era insoportable, me decía la gente que había que aguantar, y seguir corrigiendo posición, que se curaría sola, pero no me veía capaz, tu padre puede dar fe del dolor que tenía en ese pecho al darte de mamar. Te alimentabas de un solo pecho, y del otro extraía leche, que a veces te ofrecía y otras no, porque no querías, de hecho cogías mucho peso y era suficiente con lo que mamabas de uno sólo. Tuve varios intentos de darte de nuevo del pecho de las grietas, en los que volvían a salirme y volvíamos a empezar… de hecho llegué a tener un pecho, del que te alimentabas, enorme, y el otro me bajó muchísimo la producción, porque aunque me sacaba leche, la estimulación no es la misma. En esos momentos comprendía a muchas madres que dejan la lactancia, porque para algunas no es un camino de rosas, hay que tener mucha paciencia y alguien que te apoye al lado, además de encontrar dónde está el problema para buscar la solución correcta, y ahí está presente la labor de los grupos de apoyo a la lactancia, además tener muy claro que se quiere dar el pecho, para superar las dificultades de ciertos momentos y no acabar tirando la toalla.

Finalmente, y coincidiendo con lo que muchas mamás cuentan a veces en las reuniones del grupo de apoyo, todo empezó a mejorar, no sé que día, ni de que manera, supongo que a partir del mes, o mes y medio, empezaste a mamar de ese pecho, la grieta se curó, ya no me dolía, y todo iba sobre ruedas, y hasta el día de hoy.

Banco de lecheMe hice una experta es extraer leche, y eso me hizo plantearme hacerme donante del Banco de leche materna de Extremadura es muy sencillo hacerse donante, solo se debe acercar una a su hospital de referencia, en el caso de Badajoz es al Materno, al Banco de Sangre, te hacen una analítica y una entrevista sobre los hábitos de alimentación y sobre salud, y cuando tienen los resultados en pocos días te envían los botes para guardar la leche extraída y si lo necesitas un sacaleches. Vas congelando la leche en sus botes con la etiqueta, y cuando tengas almacenados los acercas al Banco de Sangre sin romper la cadena de frío. Es algo que en mi caso no me cuesta trabajo, y supone una gran ayuda para los bebés ingresados, sobre todo los prematuros.

Para hacerse donante es imprescindible hacerlo cuando llevas menos de 6 meses dando el pecho, pero después de 6 meses puedes seguir siendo donante, ya que en mi caso llevamos un año y seguimos ayudando.

Esta es nuestra historia de lactancia hasta día de hoy, que a pesar de los baches del principio, no hemos tenido ninguno significativo más, el resto del tiempo, ha sido y sigue siendo una experiencia única para ambos, que se prolongará el tiempo que sea necesario siempre que siga siendo algo gratificante para los dos, porque la leche materna no es sólo alimento, es muchísimo más, es tu consuelo, tu rinconcito para relajarte, si estás malito, si tienes sueño…

Aquí ya no importan los tiempos, las tomas, las horas que pasas sin mamar, solo importa que somos felices tomando y dando teta… y ya está, merece la pena.

 Seguridad, información, apoyo, porque todo problema, tiene una solución…

Nuestros deseos para este nuevo año

Desde deseosMaire Lactancia, asociación que tiene como principal objetivo promover, proteger y apoyar la lactancia materna, hemos pensado en compartir con vosotras, las familias  que conformáis  Maire, nuestros deseos para este año, con la esperanza de que con el trabajo y la constancia de todas, seamos capaces de hacerlos realidad.

Nuestros deseos para este año son:

  • Que las madres y recién nacidos puedan iniciar precozmente su lactancia, permitiendo el contacto piel con piel desde el nacimiento, y procurando la no separación de la madre y el bebé tras el parto.
  • Que el inicio precoz de la la lactancia se haga también tras cesáreas,  que no haya separación protocolaria para aquellas mamás que deseen estar con sus bebés, ayudándolas física y emocionalmente.
  • Que se busquen alternativas prácticas a las situaciones en las que la lactancia materna se encuentra con alguna complicación, para que las mamás puedan contar con asesoramiento y profesionales sanitarios que las ayuden a superar las dificultades y a establecer una lactancia materna exitosa.
  • Que se cumpla la normativa existente sobre adopción del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y que no se ofrezca a las madres desde los Centros de salud u Hospitales, recomendaciones de alimentación con leches artificiales, en ocasiones, además, sin atender el deseo de la madre de amamantar a su hijo.
  • Que se apoye a todas las mamás, sobre todo a las que tienen dificultades especiales como prematuridad, bajo peso, partos múltiples, etc., ofreciendo alternativas y ayuda para establecer una lactancia materna exitosa.
  • Que las mamás encuentren en el ámbito sanitario una información veraz sobre la alimentación de los neonatos, basada en la evidencia científica, como las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Academia Americana de Pediatría (AAP), o el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría.
  • Que los profesionales sanitarios que atienden a embarazadas y futuras mamás, pueda acceder a formación especializada sobre la lactancia.
  • Un apoyo más firme y decidido en el Hospital Materno Infantil de Badajoz, con la implantación de políticas y protocolos que favorezcan la lactancia materna.
  • El avance de la certificación IHAN en el Hospital Materno Infantil de Badajoz, iniciada hace unos años mediante la creación de un Comité de Lactancia Materna.
  • La creación de una red de apoyo activa a las mamás integrada por profesionales sanitarios, grupos de apoyo a la lactancia y el entorno familiar de las nuevas familias de nuestra ciudad.

Seguro que entre todas podemos completar la lista y hacérsela llegar a aquellas personas que pueden hacerlos realidad, ¿Nos ayudas?

¡Bienvenidos/as a la Semana Mundial de Lactancia Materna 2014!

Semana Mundial de la Lactancia MaternaMaire Lactancia Materna, se suma a la celebración de la Semana Mundial de Lactancia Materna que organiza la WABA – Alianza Mundial pro Lactancia Materna. Como todos los años en España, se celebra a comienzos del otoño, durante la primera semana de octubre.

El lema de este año es “Lactancia Materna: un triunfo para toda la vida! una reflexión sobre la importancia de amamantar a nuestros bebés y favorecer la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna contribuyendo así la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

La Semana Mundial de la Lactancia Materna es una semana cargada de actividades para promocionar la lactancia materna en todo el mundo y en Maire hemos querido sumarnos a esta celebración con la programación de varias actividades que queremos compartir con todas las personas de nuestro entorno.

La actividad principal, será la celebración de una charla informativa, sobre los inicios de la lactancia por Marta Pablos, Matrona  de Atención Primaria, mamá y colaboradora de Maire Lactancia.

La charla se celebrará el día 3 de octubre en la Biblioteca Pública del Estado a las 17:30h.

Semana Mundial de la Lactancia Materna

Los temas que se abordarán en la charla serán:

  • Prepararse en el embarazo
  • Calostro, subida de la leche
  • Lactancia a demanda
  • Piel con piel
  • Posturas y agarre
  • Dificultades y soluciones
  • Posibles interferencias
  • Claves para amamantar

También se ha realizado un vídeo protagonizado por todas nuestras socias, con la idea: ¿qué consejo te darías si comenzaras de nuevo a amamantar a tu bebé? Este vídeo se difundirá a través de nuestras redes sociales para hacer llegar nuestras reflexiones a todas las mamás o futuras mamás.

Así mismo, vamos a dirigir una carta a las personas responsables del Hospital Materno Infantil de Badajoz sobre la importancia de seguir trabajando por el favorecimiento de protocolos y prácticas que apoyen a las mamás en el inicio de su lactancia. Los y las profesionales de la salud cuentan con todo nuestro apoyo y colaboración para la creación de un Comité de Lactancia Materna, que esperamos, sea pronto una realidad en Badajoz.

Os esperamos para celebrar juntos la Semana Mundial de la Lactancia Materna!